¿Por qué necesito gafas para leer?

La verdad, a poca gente le gusta usar gafas… Y tal vez tenga sus razones para resistirse a la idea de comprarlas aunque la gente se pase el día recomendándoselo. Uno de los motivos por los que a muchas personas no les gusta ponerse gafas es por el miedo a dar un aspecto de “empollón” o “cuatro-ojos”. La idea de que solo los ratones de biblioteca usan gafas, y que para tener buen aspecto hay que quitárselas y ceñirse a las lentes de contacto, está muy extendida.

Pero, ¿qué hacer si no se puede estar todo el día sin usar gafas, o si por error o descuido nos dañamos los ojos con las lentillas y no tenemos más remedio que ponérnoslas? Antes que nada, tenemos que reconocer lo afortunados que somos de haber nacido en una época en la que las soluciones a nuestros problemas están al alcance de la mano. No quiero ni pensar cómo se las arreglarían nuestros antepasados para cazar si eran miopes. Sin embargo, nosotros tenemos una solución a esto: las gafas.

Nuestros ojos contienen fibras que, con el paso de los años, se vuelven más elásticas. Llega un momento en que no hay más remedio que entrecerrar los ojos para poder leer el periódico, un libro o cualquier otra cosa. Este es un signo claro de que se necesitan gafas para leer.

Cuando sus ojos empiecen a mostrar síntomas de cansancio cada vez que lee algo o incluso viendo la televisión, vaya al oculista y hágase una revisión. Los médicos ofrecen tanto gafas como lentillas, pero si ya está usando gafas, lo principal es saber si sus dioptrías están aumentando o no. Para la mayoría de la gente, el número de dioptría se sigue incrementando a lo largo de los años y es necesario acudir más de una vez al especialista para conseguir un par nuevo.

Otro signo evidente de que necesita gafas aparece cuando al leer no le queda más remedio que poner el periódico, la revista o el libro lejos de usted. Llegará un momento en que, por mucho que extienda el brazo, no será suficiente. Cuando nuestros ojos empiecen a dolernos, es importante no posponer la visita al médico ya que una simple visita al oftalmólogo podría ahorrarnos muchas molestias, e incluso prevenir enfermedades oculares graves.

Si piensa que un par de gafas le harán parecer un científico chiflado al que todo el mundo mirará con sorna, ¡está equivocado! Las gafas para leer tienen muchos tamaños y diseños, más que suficientes para que pueda elegir unas que le sienten como un guante.

Es fundamental que cuidemos de nuestra vista y usemos gafas cuando las necesitamos, y con los nuevos modelos de monturas no solo podrá leer, ¡también tendrá buen aspecto!

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.