Elegir unas gafas en consonancia con nuestros rasgos faciales

Es muy importante elegir unas gafas que nos queden bien, porque si no, lo primero que notará todo el mundo al mirarnos es lo mal que nos sientan. Ese es el mayor problema de usar gafas: es lo primero que salta a la vista de cualquier persona que las lleve al mirarla. Si dan un buen aspecto, la gente las notará, y en el caso contrario, lo notará aún más. No hay forma de esconderlas o disimularlas.

Una de las claves para escoger bien nuestras gafas graduadas es tener en cuenta nuestras facciones. Debemos conseguir que acentúen nuestros mejores rasgos y que atenúen los peores. Es increíble la forma en la que un par de gafas puede cambiar nuestra apariencia.

La única forma de que unas gafas queden bien es que estén elegidas teniendo en cuenta los rasgos faciales. A continuación explicaré brevemente los tipos de rostro que hay y los tipos de gafas que mejor les sientan:

  • La cara redonda: La mandíbula y la frente son muy suaves en este tipo de rostro. El largo y el ancho de la cara son bastante similares. La idea es conseguir que las gafas hagan que el rostro parezca más alargado, con lo que las monturas más recomendables serían las rectangulares. Si en ellas destaca la parte que va paralela a las cejas, hará que nuestros ojos aparenten estar más arriba.
  • La cara alargada: es el caso contrario del tipo anterior, por lo que las gafas rectangulares no son la mejor opción. Las personas de cara alargada suelen tener también una nariz larga, así que lo que deseamos es acortarla. Las monturas con fuertes líneas horizontales y una cierta forma triangular pueden ayudarnos a lograr este efecto, así como unas gafas redondas un poco más anchas. Para una nariz larga, un puente bajo en la montura suele dar también buenos resultados.
  • La cara ovalada: se considera que este es el rostro “perfecto” por excelencia. Es muy sencillo escoger gafas en este caso, ya que pueden usar casi cualquier tipo de montura.
  • La cara en forma de corazón: este rostro tiene una mandíbula pequeña y una frente amplia. La idea es minimizar esta anchura para igualar en lo posible ambas partes. Las gafas recomendadas en este caso serían cuadradas y al aire.
  • La cara rectangular: este rostro tiene una mandíbula fuerte y angulosa. Lo mejor en este caso es usar una montura circular para suavizar las facciones. La nariz puede ser también algo larga, así que unas monturas circulares contribuirían también a acortarla.
  • La cara cuadrada: Los ángulos de la frente y de la mandíbula son bastante fuertes, por lo tanto lo que pretendemos es que la el rostro parezca más delgado y menos anguloso. La montura ideal sería ovalada y algo estrecha, así contribuimos a suavizar los rasgos.

Si no está seguro de cuál es su tipo de cara, consulte en su óptica. ¡Así podrá elegir el par de gafas perfecto para usted!


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.